?

Log in

Tristan
08 October 2016 @ 07:11 pm
Cuando estoy trabajado y sirvo mesas familiares muy pocas veces me parece que esa gente sea feliz. Piden un montón de comida que luego no pueden terminar, como si tuvieran un nudo en el estómago. No hablan mucho, miran los móviles, a través de los cristales, a las otras mesas. Todos hacen lo que se debe hacer, ir a comer con la familia el sábado o el domingo y luego quizás al cine o a un centro comercial. Parecen tristes. Tristes de verdad.
Lo pienso y luego me pregunto si cuando estoy yo por ahí, los camareros que me atienden piensan lo mismo de mi. Desde que me mudé me ha dado por ir solo a tomar cervezas. A veces leo, otras solo observo a la gente y pienso. A veces me monto películas y hago personajes que no exteriorizo. Me divierte pensarlo. Soy un vampiro, soy una chica transgénero drag king, soy un detective privado, soy un ladrón.
Al poner esos platos de comida rápida servida en loza delante de la gente hastiada siempre pienso que menos mal que no soy ellos. No tengo una familia, ni una mujer ni un marido ni una suegra ni críos insoportables que aguantar.
¿Pensarán también los que me sirven a mi en bares eso? ¿Pensarán "menos mal que no soy este tipo flacucho y raro que viene solo a tomar cervezas"?
A saber.
 
 
Tristan
06 October 2016 @ 12:58 am
Octubre. Mi mes menos apreciado sin duda. No puedo con los días acortándose. Me supera.
Pero qué increíble. Hoy no he podido dejar de sonreír, incluso en el curro donde existe un ser de esos que es mejor no pensar en ellos porque es como...mira, el trabajo en sí ya es una mierda, ¿por qué lo conviertes tú en algo peor yendo detrás de todos y corrigiéndonos y haciendo como que el sitio es tuyo? Nunca entenderé a esa gente...
El caso es que soy tan simple... Hoy no me podía quitar la sonrisa porque ayer tuve un revolcón de esos espontáneos y brutos y geniales que se llevan todas las cosas malas y dejan una sensación de paz con el universo.
Ains. Con qué poco me conformo en estos tiempos.
 
 
Tristan
20 August 2016 @ 10:34 pm
Maldito LJ. Lo había olvidado, muy de vez en cuando me daba por entrar y leer y decir, joder qué memo era (y soy).
Hoy necesito este rincón como antes, como hace mucho, con esa misma desesperación. Ni siquiera sé bien qué me pasa. Son muchas cosas, supongo que por eso soy incapaz de reaccionar, de decir por qué estoy tan triste.
Ains, pobre torturado Tristán, siempre igual.
Estoy hecho pedazos como nunca. Mi cuerpo también me da señales y me duele todo, tengo la espalda fatal y tomo demasiados relajantes musculares, a veces porque me duele y otras porque por qué no.
Tengo un sentimiento de no pertenencia terrible. Me fui de Madrid y ahora no soy de Madrid ni soy del nuevo sitio. Me acerco a los treinta y sigo sobreviviendo de trabajos de mierda. Cuando uno empieza a ser camarero o dependiente o las dos cosas porque solo hay contratos de media jornada mal pagados siempre piensa que será temporal. Sacas el tiempo y las fuerzas de donde sea para seguir formándote y de pronto un día te levantas y te das cuenta de que no sirve de nada, solo para estar agotado, pero que siempre serás camarero y dependiente porque no tienes experiencia de otra cosa y encima te sentirás afortunado de encontrar alguna mierda así porque lo más seguro es que no encuentres nada.
Me he pasado llorando toda la tarde y para qué.
Joder.
Debería aceptarlo. Siempre voy a estar en este mismo punto solo que cada vez peor, con más dolor de espalda y más mierdas que me saldrán cada vez que me haga un análisis.
No me voy a suicidar, tranquilxs.
Mañana estaré mejor.
Corto y cambio. FSSZZZ(Ruído de estática).
 
 
Tristan
20 October 2015 @ 02:16 pm


                                    


Debido al desarrollo de algunos acontecimientos, algunas de mis entradas futuras serán only friends. No tengo inconveniente en añadir a gente, así que sigue el procedimiento habitual en este tipo de LJs,  deja un comentario y serás añadido/a.  
 
 
Tristan
18 April 2013 @ 01:30 am
Estoy descubriendo un placer que nunca había experimentado de este modo. Siempre me pareció agradable dormir con un amante. Pero lo de ahora es casi como una droga. Estaría todo el día en la cama con Ale. Follando, claro, pero sobretodo permaneciendo a su lado, abrazándola, dejando que me rodee con sus brazos y piernas, acariciándonos, besándonos, hundiendo mi cara en su pelo, en su cuello...durmiendo a su lado, girando en mitad de la noche para abrazarla, notar su calor, tocarla, notar que sonríe, que se excita, que se corre, lamer su sudor, escucharla hablar en sueños, notar que me rodea la polla con las manos, sus pies helados entre los míos, sus pellizcos, sus mordiscos, su risa, sus ojos hinchados por el sueño, sus dientes descolocados en vertical, sus ruiditos antes de poder articular palabra al despertar, los susurros de antes de dormir, lo suave que es cualquier parte de su cuerpo...el olor que deja en mi cama...
...ains, qué genial.
 
 
 
Tristan
13 December 2012 @ 01:53 am
Me acabo de dar cuenta que siempre vuelvo a este rincón cuando se acercan las navidades. Supongo que aunque no lo quiera admitir, me afectan. Y termino viniendo aquí para soltar un poco de frustración, tristeza...peso, al fin y al cabo, para no hundirme.
Estoy hecho un lío. Y no sé por qué ha empezado a afectarme ahora, porque la historia que da vueltas y vueltas en mi cabeza no es nueva. Es algo que surgió hace meses.
Es algo que no es malo. Es algo raro.
Alguien empezó a pasarme libros de postfeminismo: Preciado, Wittig, Despentes...El tema de la teoría queer empezó a apasionarme.
La persona que me pasó esos libros también.
Hasta ahí todo bien. A esa persona yo también le apasionaba. Así que mucho mejor.
Esto fue a finales de Agosto, y sigo colgado de esa persona. Tenemos algo así como una relación. Totalmente una relación, qué cojones.
Esa persona es una chica. En términos queer se diría biomujer. Pero como buenos practicantes de la teoría queer pasamos de los géneros, nos da lo mismo, no es importante para nosotros, ni consideramos que sea importante para los demás. Solo personas intentando borrar los roles sociales aprendidos y asimilados durante años.
Todo está muy bien. Entonces no entiendo por qué empiezo a pensar que me he traicionado a mí mismo. Y pienso cosas absurdas como que este año soy "normal" a ojos de mis padres y si les contara esto podría ir a casa a cenar y estarían orgullosos de mí. Por supuesto que no querría pero se me viene a la cabeza este tipo de cosas.
Estoy tan a gusto con Ale que podría pasar el resto de mi vida con ella, y entonces pienso absurdamente otra vez, que si esto era así por qué he tenido que pasarlo tan mal...
Y siento que me traiciono porque a ella le doy libremente un beso, un abrazo...en cualquier sitio, y con el resto de mis parejas casi siempre miraba antes de hacer nada por si eso me podía traer problemas, miradas o cuchicheos. Y me siento como si me hubiera quitado un peso de encima.
Y me siento fatal.
 
 
Tristan
25 January 2012 @ 02:45 am
Parece que ya lo has conseguido. Que has hecho las paces contigo mismo. Y de pronto caes en la cuenta que eres una jodida cutre con coleta y gafas de instituto yanqui que en cuanto le sueltan el pelo y le ponen unas lentillas olvida a su amigo asmático gordo y a su amiga majorette del aparato y los granos, y se prepara para la noche de baile de promoción.
Ese soy yo. 
Como estaba de bajón volví a mis amigos de verdad. Los sempiternos Santi y Laura. Incluiré a Edu en este grupo de "los que están ahí pelea tras pelea, pase lo que pase" aunque él a veces no está.
Volví a ellos, magullado. Me recibieron. Me curaron. Ya estaba bien. Ya estaba bien, joder. Recomponiéndome. Bien.
Pues Manu hizo un gran acto de reaparición. Fue al bar donde trabajo. Consiguió toda la atención de los clientes con sus lagrimones, su carita de abandonado. Grandes ojos negros brillantes. Alzando la voz, repitiendo mi nombre seguido de "lo siento". Tantas veces. Tantas. 
Que tuve que salir fuera a la calle con él. Yo para entonces ya tenía el corazón en el puño. No quería que lo volviera a pisotear, pero me moría por entregárselo. Dudé, pero me rodeó con los brazos. De pronto ese olor. Miles de recuerdos. Todos buenos. Ni uno malo. 
Le abracé y fue como soltarme la coleta y ponerme lentillas. Santi, Laura y Edu, y sus cosas, sus palabras, ya no existían.
¿Cómo puede una persona hacerte sentir TAN bien y TAN mal en tan poco espacio de tiempo?
Odio a Manu. Sé que Santi, Laura y Edu tienen razón, pero no quiero escucharles. Quiero a Manu. ¿Y si esta vez es diferente?

Así que me odio. Me daría un hostión bien fuerte. Maldito Tristán.
 
 
Current Music: The Rural Alberta Advantage
 
 
Tristan
08 January 2012 @ 12:41 am
Tal y  como me indicaba Pernocta, todos hemos sido piezas de puzzle. Así que, siguiendo su sabio consejo, empecé a recomponerme. 
Totalmente solo no, Edu, una play station y una botella de anís ayudaron mucho.
Pero finalmente olvidé el día de Reyes del año pasado, Manu y yo en el coche de un amigo suyo, solos, buscando algo parecido a un bosque para pasar el día. Encontrándolo finalmente, escuchando Elvis todo el rato, Manu abriendo las ventanas diciendo que los árboles tenían que escuchar Elvis también, que lo merecían, que era nuestro regalo para ellos, ese rollo indio que le daba a veces y que me encantaba...
Y conseguí olvidarlo.
Edu me preparó un día de Reyes de esos que no pasan desde los 8 años, cuando estabas tan nervioso que no podías dormir. Bueno, yo pude dormir, pero a la mañana siguiente, al levantarme, había paquetes de regalos por todas partes; todas mis zapatillas, las de andar por casa, las botas, las deportivas, todas, llenas de caramelos. Roscón, chocolate caliente...la mayoría de los regalos eran cosas viejas de Edu que él pensó que me encantarían, una playstation (la primera de todas) con un montón de juegos, libros de arte, revistas guarras de los noventa, unos candelabros bastante retro...y luego ropa y cosas así. Super mono. No podía dejar de partirme cada vez que abría un paquete, y él al verme a mí, igual. Después de desayunar, estuvimos jugando a la play, y después de comer empezamos a darle al anís (que era otro de los regalos), y acabamos super chuzos paseando por el retiro.
Empiezo a recomponerme.
 
 
Current Music: Nouvelle vague
 
 
Tristan
05 January 2012 @ 12:59 am
Levitar durante muchos días, semanas, meses...

Empezar a darme cuenta de que quizás hay algo que se está enrareciendo.

Dejar de mirar a través de los cristales de colores (y a pesar de eso las mariposas, que han anidado, no quieren separarse de mis jugos gástricos, sobre todo cuando él está cerca).

La tristeza, mi nueva e inseparable amiga.

Malas caras, malas contestaciones, dormir en nuestra pequeña cama de 105 dándonos la espalda (o peor, que no venga a dormir).

Las mariposas siguen moviéndose. Quizás han muerto y lo que se revuelca son gusanos. Sea lo que sea, me sienta fatal.

Discusiones. Por primera vez en mi vida, me explico de mil maneras pero no parece haber solución. No me entiende.

La tristeza incluso se ha atrevido a penetrarme. Esto ya es serio.


Manu se va. Si me hubiera arrancado de cuajo el corazón no habría dolido más.

Nuestra casa me duele sin él. 


Vuelvo a vivir con Edu, mi maldito círculo que se repite, y se repite, y se repite...Edu, como el hermano en el que se ha convertido, vuelve para sacarme de lo más hondo.

Me recompongo. Poco a poco.
 
 
Tristan
04 January 2012 @ 12:47 am
Llevo un año entero sin publicar. Vaya.
Había olvidado todo esto. 
Ha sido un año raro. Ha tenido cosas buenas, claro, pero ha sido raro, y en ocasiones, bastante fatal. 
Aún estoy hecho pedazos, pegando cada día un trocito de Tristán al resto, intentando hacerlo lo mejor posible, pero por más cuidado que ponga ya nada es igual. Todo ha cambiado.
Supongo que lo que me queda es aprender que ser un montón de añicos recompuestos tampoco es tan malo.
 
 
Current Mood: No muy bien.